La aplicación del Lean en el entorno sanitario se está convirtiendo en una constante en los últimos tiempos y en las redes sociales circulan numerosas publicaciones y casos de éxito al respecto. Pero independientemente de los resultados conseguidos, nos debemos cuestionar como se gestionan este tipo de proyectos y como incide ese desarrollo en la sostenibilidad del mismo a lo largo del tiempo.

El Lean Manufacturing, es una filosofía de gestión enfocada a la eliminación de todo aquello que no aporte valor para conseguir una producción ágil, es decir, que se adapte a las necesidades cambiantes de los clientes, mercados, buscando mediante un proceso de mejora continua incrementar la calidad y optimizando los procesos.

“hemos conseguido resultados interesantes como la reducción de los tiempos de espera para ser atendidos en urgencias, el incremento de la calidad asistencial, el incremento de capacidad de intervenciones  o el aumento de resonancias magnéticas realizadas al día”

Los proyectos de aplicación de Lean en entornos sanitarios parten de una identificación de una oportunidad de mejora en algún proceso o actividad y mediante la aplicación de las herramientas de esta metodología se cambia la sistemática de trabajo en proyectos intensos y generalmente en espacios cortos de tiempo para conseguir resultados diferentes.

Conseguir que esos cambios se consoliden y perduren en el tipo, exige modificar los comportamientos de las personas, cosa que muchas veces se olvida y provoca que los cambios se acaben revirtiendo. Es este aspecto de gestión del cambio el contrapunto necesario para consolidar las potenciales mejoras que se pueden obtener con la aplicación de la metodología Lean en un entorno complejo y generalmente bajo presión como el sanitario.

lean-healthcare-pill

Somos pioneros en la aplicación de estas técnicas en el entorno sanitario, consiguiendo resultados muy positivos para nuestros clientes. A lo largo de los proyectos realizados hemos conseguido resultados interesantes, tales como la reducción de los tiempos de espera para ser atendidos en urgencias en un 50%, el incremento de la calidad asistencial ofrecida a los pacientes acompañada de un incremento del 20 % de capacidad de intervenciones a realizar en la unidad de endoscopias digestivas o el aumento del 22 % en resonancias magnéticas realizadas al día.

Una de las mayores preocupaciones que nos transmitían nuestros clientes era el miedo a conseguir unos brillantes resultados que no fueran sostenibles en el tiempo. El conseguir que esos resultados sean sostenibles en el tiempo parte de la necesidad de generar un estado de ánimo positivo en las personas, que en este sector son las que realmente deben ejercer de palancas para conseguir ese cambio, que permita afrontar con éxito un proyecto real de gestión del cambio.

Aplicar lean al sector sanitarioserá una de las herramientas que permitan generar y consolidar esa gestión del cambio en las organizaciones.